Archivo

El Archivo MACMO reúne un conjunto de colecciones —compuestas por agrupaciones de registros, objetos y documentos— que atraviesan tanto la actividad histórica del museo como sus contagios, desbordes, fugas y derivas. Las colecciones se construyen a través de ejes que proponen lecturas para los distintos elementos que componen el archivo, por lo que un mismo documento o imagen puede estar presente en varias colecciones. El Archivo está en construcción permanente y sus colecciones pueden ser provisorias, permitiéndose la posibilidad de reordenamientos para potenciar usos impredecibles del material. Este dispositivo nos permite montar una red desjerarquizada, para construir y deconstruir significados con las imágenes.

El MACMO es consciente de que como institución genera sistemáticamente en el ejercicio de sus funciones, diversas documentaciones, tanto administrativas como aquellas vinculadas a los contenidos artísticos desarrollados. En el año 2018 nos propusimos almacenar y custodiar de manera organizada esta documentación, bajo el nombre Archivo MACMO, con el propósito de salvaguardar las historias del museo, y en simultáneo crear un campo fértil para la investigación y la producción de nuevos conocimientos.

Nos proponemos trabajar con dos mecanismos de gestión del archivo paralelos, con el objetivo de establecer una catalogación que respete su condición histórica y política y en simultáneo evitar que esta estructura se convierta en estática. Apostamos a que el propio dispositivo del archivo permita su reconversión constante sin que se pierda acceso a su morfología original. 

Por un lado trabajamos en la construcción de un Inventario en donde la catalogación y almacenamiento de los documentos y objetos sea consecuente con la mayor precisión posible a su origen, manteniendo la asociación a la actividad específica que los generó o el relato en el que fueron contenidos o producidos, como una mecanismo que permite salvar la memoria histórica y cronológica de la actividad del museo. 

En paralelo, como un mecanismo integrado al archivo y un recurso para su aproximación visual, realizamos curadurías internas con los materiales, a las que llamamos Colecciones. Este recurso nos permite explorar infinitas afinidades o discusiones entre los documentos, las imágenes o sus discursos para construir una nueva red de significados y así la reinterpretación de nuestra historia como parte constitutiva de ella. 

El MACMO construye su propio archivo no solo como un método de autohistorización, sino también para explorar una herramienta que permite poner en evidencia la forma en cómo entendemos el arte contemporáneo, desviando la atención de su dimensión objetual para concentrarnos en su capacidad práctica, política y transformadora. La divergencia de elementos que constituyen el Archivo MACMO y su desjerarquización entre lo que es obra, original y copia, registro, evidencia o documento administrativo, así como la puesta en marcha de la tensión entre construcción y destrucción, nos permite atravesar esta dimensión de la práctica en diferentes direcciones. El MACMO y en consecuencia su archivo, actúan desde una coyuntura que involucra su condición latinoamericana, de precariedad institucional, económica y de carencia de herramientas, por tanto su posición afirmativa es también una forma de reflexionar sobre esta condición en el devenir de su propia construcción.